Ir a la página de inicio Visualizar mapa de cruceiros Cruceiros de A Coruña Cruceiros de Lugo Cruceiros de Ourense Cruceiros de Pontevedra

        

     

                        PROTECCIÓN LEGAL DE LOS CRUCEIROS

        


Con autorización de su autor, reproducimos a continuación la ponencia presentada por Xan Casabella en el IIº Congreso Galego sobre "Cruceiros e Cruces de Pedra".
Dicha ponencia fue  publicada por la AGCE  (Asociación Galega para la Cultura y la Ecología) en el Libro de Actas del IIº Congreso Galego sobre "Cruceiros e Cruces de Pedra".


Xan Casabella, arquitecto, profesor de la Escuela de Arquitectura de A Coruña. Más info


As leis e decretos que poderían afectar aos cruceiros e petos de ánimas son:
1.- Ley de 13 de mayo de 1933, sobre a Conservación do Patrimonio.
2.- Decreto 571/1963 (BOE 30 de marzo 1963) sobre protección de los Escudos, Emblemas, piedras heráldicas, rollos de justicia, cruces de término y piezas similares de interés histórico-artístico.
3.- Ley 16/1985 del Patrimonio Español (BOE 29 de junio 1985).
4.- Lei 8/1995 de 30 de outubro do Patrimonio Cultural de Galicia.
5.- Lei 9/2002 de 30 de decembro de Ordenación urbanística e Protección do Medio Rural de Galicia.
6.- Decreto 430/1991, de 30 de decembro polo que se regula a tramitación para a Declaración de Bens de Interese Cultural de Galicia e se crea o Rexistro de BIC.
7.- Decreto 232/2008 de 2 de outubro (DOG 206) sobre o inventario xeral do Patrimonio Cultural de Galicia.

Imos ver estas Leis e Decretos máis polo miúdo para ver como se protexeron, se protexen e se poden protexer no futuro os cruceiros.

Ley de 13 de mayo de 1933

É unha das primeiras Leis que se sacan en Europa sobre a conservación do Patrimonio Histórico. Está realizada durante a 2ª República e polo tanto ten un escaso desenvolvemento, porque comeza a Guerra Civil tres anos despois de aprobala. Sen embargo marca un fito na defensa do Patrimonio e será o punto de partida para toda a lexislación posterior.

No contido habería que dicir que se ocupa case fundamentalmente dos monumentos arquitectónicos deixando fora da protección os bens de carácter arqueolóxico e etnográfico.

Decreto 571/1963

Este decreto desenvolve unha Lei de 13 de maio de 1933, que impón a obrigación aos Concellos de velar pola perfecta conservación do Patrimonio histórico-artístico. O decreto neste caso ocúpase de elementos menores existentes sobre todo no medio rural, que non gozan da categoría de Monumentos e que, polo tanto, non tiñan ningún tipo de protección.

Como pode apreciarse fan unha protección xenérica de todos estes elementos baixo o criterio da súa antigüidade maior de 100 anos que, por certo, non sempre é o mellor. Por exemplo baixo ese paraugas están recollidos, pois, todos os elementos antigos, teñan ou non valores histórico-artístico, en cambio non protexerían, no seu caso, un cruceiro realizado en 1880 dun alto valor histórico-artístico. Este Decreto foi moi utilizado, porque era o único que protexía os cruceiros, ata a chegada da Democracia.

Como vemos no texto orixinal, estaba prohibido que foran cambiados de lugar nin efectuar neles obras de reparación sen o permiso do Ministerio de Educación. Sabemos que iso non sempre foi así, e danos idea do grado de incumprimento que teñen, as veces, este tipo de leis.

Transcribimos literalmente este decreto, polo seu valor histórico e porque é citado con frecuencia pero que case ninguén o coñece integralmente.

MINISTERIO DE EDUCACIÓN NACIONAL

DECRETO 571/1963, de 16 de marzo, sobre protección de los escudos, emblemas, piedras heráldicas, rollos de justicia, cruces de término y piezas similares de interés histórico-artístico.

El artículo treinta y seis de la Ley de trece de mayo de mil novecientos treinta y tres impone a los Municipios la obligación de velar por la perfecta conservación del Patrimonio Histórico-Artístico existente en su término municipal y, en consecuencia, denunciar a los Órganos centrales “los peligros que corran los edificios u objetos históricos por derrumbamiento, deterioro o venta, acudiendo en caso de urgencia a tomar las primeras medidas para evitar el daño”. A continuación añade que “el incumplimiento de cualquiera de estas obligaciones privará al Municipio de todo derecho sobre el inmueble u objeto de que se trate, el Gobierno hará trasladar, cuando esto sea posible, o tomará sus medidas de seguridad con absoluta independencia de las Autoridades locales”.

Entre las construcciones y objetos de valor histórico-artístico comprendidos genéricamente en el precepto que se acaba de citar resultan actualmente necesitados de una atención especial los escudos, piedras heráldicas, rollos de justicia, cruces de término y piezas análogas que por no formar parte integrante de edificios que hayan obtenido la declaración de monumento nacional no gozan del especial amparo de que tales monumentos se benefician.

En tanto que la formación de los ficheros e inventarios previstos en la legislación sobre el Tesoro Artístico no esté ultimada parece imprescindible establecer como medida general de defensa la prohibición de alterar el emplazamiento o la disposición de los objetos de que se trata sin autorización previa del Ministerio de Educación Nacional, declarar expresamente sometida su posible enajenación y exportación a las disposiciones generales vigentes en materia de exportación y comercio de obras de arte y recordar de nuevo las obligaciones que la Ley de mil novecientos treinta y tres impone a los Ayuntamientos.

En su virtud, a propuesta del Ministerio de Educación Nacional y previa deliberación del Consejo de Ministros en su reunión del día ocho de marzo de mil novecientos sesenta y tres,

DISPONGO:

Artículo primero.- Los propietarios, poseedores o usuarios de escudos, emblemas, piedras heráldicas, rollos de justicia, cruces de término y demás piezas y monumentos de análoga índole cuya antigüedad sea de más de cien años no podrán cambiarlos de lugar ni realizar en ellos obras o reparación alguna sin previa autorización del Ministerio de Educación Nacional.

Artículo segundo.- Para la enajenación y exportación de las piezas, cualquiera que sea su valoración, a que este Decreto se refiere habrán de tener en cuenta las disposiciones vigentes en materia de exportación y comercio de obras de arte.

Artículo tercero.- El cuidado de estas piezas y monumentos queda encomendada a los Ayuntamientos, los cuales serán responsables de su vigilancia y conservación, debiendo poner en conocimiento de la Dirección General de Bellas Artes cualquier infracción de las normas vigentes sobre la materia, a fin de que por la misma se puedan dictar las resoluciones pertinentes, sin perjuicio de que en los casos de urgencia se adopten provisionalmente por los propios Municipios las medidas de seguridad y precaución que estimen oportunas.

Artículo cuarto.- Por el Ministerio de Educación Nacional se dictarán cuantas disposiciones se consideren necesarias para la ejecución y cumplimiento del presente Decreto.

Así lo dispongo por el presente Decreto, dado en Madrid a catorce de marzo de mil novecientos sesenta y tres.

FRANCISCO FRANCO

El Ministro de Educación Nacional

MANUEL LORA TAMATO
Ley 16/1985

Recuperada a democracia e aínda recoñecendo as virtudes da Ley de 13 de mayo de 1933 realizada durante a II República Española, decidiuse elaborar unha nova Lei “un verdadero código de nuestro Patrimonio Histórico, en el que los proyectos de futuro se conformaran a partir de las experiencias acumuladas”. Esta Lei ademáis era moi importante porque contempla unha nova distribución de competencias entre o Estado e os Estatutos de Autonomía en materia de Patrimonio.

Nesta Lei amplíase o concepto de Patrimonio e nela quedan comprendidos “los bienes muebles e inmuebles, el patrimonio arqueológico y el etnográfico, los museos, archivos y bibliotecas… así como el patrimonio documental y bibliográfico”. No seo do Patrimonio Histórico Español, e “al objeto de otorgar una mayor protección y tutela”, adquire un valor singular a categoría de “Bienes de Interés Cultural” os chamados B.I.C. que se estende aos mobles e inmobles de aquel patrimonio que “de forma palmaria, requieran tal protección.”

Esta lei dispón de novas fórmulas para que a protección do patrimonio non sexan soamente normas que prohíban determinadas acción ou limiten certos usos, senón tamén de disposicións que estimulan a súa conservación, permitan o seu goce e faciliten o seu acrecentamento.

No Título VI que trata do Patrimonio Etnográfico fai unha declaración xenérica de que todos os elementos “muebles e inmuebles y los conocimientos y actividades que son o han sido expresión relevante de la cultura tradicional del pueblo español”, entre elas as cruces de termino, forman parte do Patrimonio Histórico Español. Pero esta declaración é tan xenérica que non é doado saber cando un cruceiro é “unha expresión relevante”, e polo tanto canto é necesario protexer.

Na disposición Adicional Segunda dice algo de grande importancia para os cruceiros “Se consideran asimismo de interés cultural y quedan sometidos al régimen previsto en la presente Ley los bienes a que se contraen los Decretos de 22 de abril de 1949, 571/1963 y 499/1973”. Subliñamos o decreto 571 porque afecta directamente ás “cruces de término” que nós entedemos como Cruceiros. Segundo esta Disposición adicional, os cruceiros construídos antes de 1863, deberían ser considerados como Bens de Interese Cultural. Si é así deberíase aplicar polo tanto o Artigo 19 que di “queda prohibid la colocación de publicidad comercial y de cualquier clase de cables, antenas y conducciones aparentes… de los monumentos declarados de interés cultural. Se prohíbe también toda construcción que altere el carácter de los inmuebles a que hace referencia este artículo o perturbe su contemplación”. E cando se trata de cruceiros moi singulares, o Artigo 20 determina “la obligación para el municipio o municipios en que se encuentren de redactar un Plan especial de protección del área afectada por la declaración”.

Ademais da declaración xenérica establécese o procedemento para facer Declaracións individualizadas ou colectivas de B.I.C. mediante a oportuna “incoación de expediente” do ben que se pretende protexer. Cando un ben é declarado BIC inscríbese no Inventario “General del Patrimonio Histórico Español”.

Outras das novidades que aporta esta Lei é destinar o 1% do presuposto das obras pública para financiar traballos de conservación ou enriquecemento do Patrimonio, ben na propia obra ou no seu inmediato entorno. Esta medida sería moi aplicable ao caso dos cruceiros, ao tratarse de elementos case sempre situados a carón de camiños e que cos amaños destes, ou da súa conversión en estradas, poderían beneficiarse do presuposto desa obra pública.

Entendemos que esta Lei tomou unhas medidas de prevención nun intre en que a democracia Española estaba a comezar a súa andadura, e mentres que non se foran elaborando leis máis específicas sobre a protección do Patrimonio Español.

Lei 8/1995

Está na mesma liña da lei anterior, unha vez que a Comunidade autónoma de Galicia estaba comezando a andar. Sería unha lei xenérica da que se esperaba que se fora desenvolvendo a base de Decretos e Regulamentos.

No Título I, preséntase unha novidade con respecto á Lei do Estado. Creánse tres categorías de bens: os declarados de interese cultural, os catalogados e os inventariados, definidoras da incidencia que cada un dos mesmos tivo no patrimonio de Galicia. Esta matización das categorías pode ser moi útil no caso dos cruceiros, pois dos 10.000 existentes poderían poñerse cada un no seu sitio en función da súa importancia. Dado que xa existe un Inventario, quedaría por facer a Catalogación.


Lei 9/2002

É unha lei que trata fundamentalmente do Medio Rural de Galicia. Toca temas relacionados coa ordenación do Rural coa súa urbanización e parcialmente coa protección de elementos patrimoniais incluídos nese medio, como é o caso dos cruceiros. Concretamente contempla a obrigatoriedade da elaboración de Catálogos.
Art. 75. Catálogos.

1. Os catálogos son instrumentos complementarios dos Plans cuxo obxecto é identificar as construcción, recintos, xardíns, monumentos, inmobles, ou outros elementos que, polas súas singularidades ou características ou valores culturais, históricos, artísticos, arquitectónicos ou paisaxísticos, se estime conveniente conservar, mellorar ou recuperar.

2. Os instrumentos de planeamento conterán obrigatoriamente un catálogo no que se identificarán os núcleos rurais, inmobles, construcións, instalacións ou outros elementos existentes de carácter tradicional en solo rústico, ou conxuntos destes, que merezan ser obxecto de especial protección en razón dos seus valores culturais, históricos, artísticos, arqueolóxicos ou etnográficos, tales como vivendas, hórreos, fontes, cruceiros, muíños, pazos, igrexas, pontes, xacementos arqueolóxicos  e outros.

3. O planeamento terá que contemplar as medidas necesarias para a protección, conservación, recuperación e aproveitamento social e cultural dos bens incluídos no catálogo.

4. O catálogo conterá unha ficha individualizada de cada elemento catalogado no que se recollerán, como mínimo, os seus datos identificadores, situación e delimitación do seu ámbito de protección, descrición gráfica das súas características construtivas, estado de conservación e determinacións para a súa conservación, rehabilitación, mellora recuperación.

Cando exista algún Inventario municipal realizado por algún investigador local, debería ser o Concello que recomende ao equipo técnico que realice o Plan a inclusión deste Inventario nos traballos de información, e que servirá como base ou para contrastar o Inventario de que dispón a Dirección Xeral de patrimonio, e do que resulta a elaboración do Catálogo definitivo. É moi importante que neste Catálogo se atopen todos os cruceiros e petos de ánimas existentes, porque o Catálogo supón unha importante protección destes elementos etnográficos.

Decreto 430/1991
Art. 1

1.- Integran o patrimonio histórico de Galicia os bens mobles, inmobles e inmateriais de interese artístico, histórico, paleontolóxico, arqueolóxico, etnográfico, científico ou técnico de interese para Galicia.

Entendemos que os cruceiros poderíamos consideralos como bens inmobles de carácter etnográfico e artístico de grande interese para Galicia, polo tanto estes elementos forman parte do Patrimonio Histórico de Galicia.

2.- Os bens mobles, inmobles e inmateriais máis sobresaíntes do patrimonio histórico de Galicia deberán ser inventariados ou declarados bens de interese cultural.

Art. 2

Os bens inmobles integrados no patrimonio histórico de Galicia poderán ser declarados monumentos, xardíns, conxuntos e sitios históricos, así como zonas arqueolóxicas e lugares etnográficos de acordo co previsto no presente decreto.

Son monumentos aqueles ben inmobles que constitúen realizacións arquitectónicas ou de enxeñería, ou obras de escultura colosal, sempre que teñan un interese histórico, artístico, científico ou social.

f. Lugares etnográficos son aqueles sitios naturais, construcións ou instalacións unidas a maneira de vida, de cultura e de actividades tradicionais que sexan dignas de ser protexidas dado o seu valor etnográfico.

Art. 8

1. A declaración de ben de interese cultural efectuarase mediante decreto da Xunta de Galicia e o acordó describirá clara e exhaustivamente o ben obxecto da declaración e, no caso de inmobles, o entorno afectado, as partes integrantes, as pertenzas, os accesorios e os bens mobles e documentais que pola súa vinculación deban ser obxecto de incorporacións na declaración.

3. Transcorrido o período de información pública, e unidas as alegacións do expediente, A dirección Xeral do Patrimonio Histórico e Documental da Consellería de Cultura e Xuventude, nun prazo non superior aos vinte meses, tomará o acordo sobre a procedencia da declaración, notificando este aos interesados e inscribíndoo no Rexistro de Bens  de Interese Cultural de Galicia, así como comunicándoo ao Rexistro Xeral de Bens de Interese Cultural do Ministerio de Cultura, tal e como establecen os artigos da Lei 16/1985 e 21 do Real decreto 111/1986.

Art. 9   

Unha vez publicada no Diario Oficial de Galicia a declaración dun ben de interese cultural a Consellería de Cultura e Xuventude solicitará do Ministerio de Cultura a inscrición definitiva do mesmo como ben de interese cultural.
Para constatar como estaba a cuestión, solicitamos ao Rexistro xeral do Patrimonio Español saber si estaba inscrito o Cruceiro de Hío (Cangas) como Ben de Interese cultural. A resposta foi que non existían datos sobre ese elemento.
Art. 12

Os propietarios ou titulares de dereitos reales sobre un ben de interese cultural ou, no seu caso, os concellos dentro do seu termo municipal, velarán pola salvagarda e protección de dito ben.

Art. 13

1. Créase na Consellería de Cultura e Xuventude o Rexistro de Bens de Interese Cultural de Galicia, que terá por obxecto a anotación e a inscrición dos actos que afecten á identificación e a localización dos bens declarados de interese cultural de Galicia.

2. O Rexistro de B.I.C. de Galicia está adscrito á Dirección Xeral do Patrimonio Histórico e Documental da Consellería de Cultura e Xuventude.
Efectivamente existe ese Rexistro de Bens declarados de Interese Cultural, pero para a nosa sorpresa, e polo menos antes de 2005, nel nun figuraba ningún cruceiro. Trátese, sen dúbida dunha lagoa, porque, como dixemos, todos os cruceiros construídos antes de 1863 son B.I.C. e polo tanto debían figurar nese Rexistro. Como nota anecdótica diremos que tampouco figuraba ata o 2005, o Castelo de Sobroso no que hoxe nos atopamos.
(Nota: El II Congreso Galego… se celebró en el mencionado Castelo de Sobroso, de ahí la última anotación del autor del artículo)

Decreto 232/2008

Dada a importancia deste Decreto aos efectos de protección dos Cruceiros, reproducimos prácticamente na súa integridade o contido do mesmo.

Do preámbulo e xustificación.

El artículo 22 de la citada Ley 8/1995 establece que el Inventario general del patrimonio cultural de Galicia lo conforman los bienes declarados de interés cultural, los catalogados y aquellos otros a que hace referencia su artículo 1.3º y que, sin estar incluidos entre los anteriores, merezcan ser conservados, y dispone su creación como instrumento básico de protección adscrito a la Consellería de Cultura.

El citado texto legal dedica a la regulación del procedimiento de inclusión de un bien en el Inventario general del patrimonio cultural de Galicia únicamente su artículo 23, el cual determina que dicha inclusión requerirá la tramitación previa del expediente por la Consellería de Cultura, y que le serán aplicables las normas generales del procedimiento administrativo.

Esta parca regulación hace necesario que se determine un procedimiento administrativo específico que canalice la actuación de la Administración pública y permita sistematizar los actos administrativos precisos de cara a la inclusión de un bien en el Inventario general del patrimonio cultural de Galicia, para garantizar y conjugar los derechos de los administrados y el propio interés público, mediante el establecimiento de un medio regulado de expresión de la voluntad administrativa, que asegure la justicia y acierto en las resoluciones que se adopten, con sometimiento pleno a la ley y al derecho.

A la vista de lo expuesto, y teniendo presente la ausencia de regulación específica, procede regular el procedimiento de inclusión de bienes en el Inventario general del patrimonio cultural de Galicia, con la finalidad de dar a este instrumento de protección del patrimonio cultural de Galicia el contenido previsto por el legislador en la Ley 8/1995, de 30 de octubre, del patrimonio cultural de Galicia.

En su virtud, a propuesta de la conselleira de Cultura y Deporte, de acuerdo con el dictamen del Consejo Consultivo de Galicia y previa deliberación del Consello de la Xunta de Galicia, en su reunión del día dos de octubre de dos mil ocho,

DISPONGO:

Capítulo I

Artículo 1º.- Objeto.

Este decreto tiene por objeto la regulación del Inventario general del patrimonio cultural de Galicia y del procedimiento de inclusión de bienes en dicho inventario.

Capítulo II

El Inventario general del patrimonio cultural de Galicia

Artículo 2º.- Concepto.

El Inventario general del patrimonio cultural de Galicia creado por la Ley 8/1995, de 30 de octubre, del patrimonio cultural de Galicia, es el instrumento administrativo en el que se relacionan los bienes declarados de interés cultural y los bienes incluidos en el Catálogo del patrimonio cultural de Galicia y se inscriben los bienes inventariados.

Artículo 3º.- Fines.

El Inventario general del patrimonio cultural de Galicia tiene por finalidad:

1. Facilitar la tutela jurídico-administrativa del patrimonio cultural de Galicia y la aplicación del régimen jurídico que corresponda a cada bien.

2. Contribuir al conocimiento del patrimonio cultural sirviendo de apoyo a las actividades de investigación, conservación y enriquecimiento de este.

3. Hacer posible la difusión del patrimonio cultural de Galicia mediante la consulta de su contenido.

Artículo 4º.- Estructura.

1. A efectos jurídico-administrativos el Inventario general del patrimonio cultural de Galicia se estructura en las siguientes secciones:

a) Patrimonio inmueble.
b) Patrimonio mueble.
c) Patrimonio inmaterial.

2. Cada una de las secciones expresadas en el epígrafe anterior se organizará en las siguientes categorías:

a) Bienes declarados de interés cultural.
b) Bienes catalogados.
c) Bienes inventariados.

Artículo 5º.- Contenido.

1. A los efectos de la tutela jurídico-administrativa, la inscripción de los bienes en el Inventario general del patrimonio cultural de Galicia contendrá los datos que se establecen en el anexo a este decreto.

2. La relación de bienes declarados de interés cultural y catalogados tendrá el mismo contenido que el previsto en el anexo a este decreto.

3. En todo caso, en el Inventario general del patrimonio cultural de Galicia se anotarán todos los actos administrativos, negocios jurídicos y resoluciones administrativas que tengan por objeto los bienes en él inscrito s y que afecten al contenido de la inscripción, así como los resultados de los estudios realizados sobre ellos. Las/los propietarias/os o personas titulares de otros derechos reales sobre estos bienes están obligados a comunicar al Inventario general cualquier modificación, alteración o acto jurídico que les afecte.

4. Asimismo, será objeto de anotación preventiva la incoación de los procedimientos de inclusión en el Inventario general del patrimonio cultural.

Artículo 6º.- Cancelación.

1. Las inscripciones y anotaciones se cancelarán cuando queden sin efecto las inclusiones de bienes en el Inventario general del patrimonio cultural de Galicia.

2. Las anotaciones preventivas se cancelarán por resolución o caducidad del procedimiento de inclusión en el inventario general.

Artículo 7º.- Órgano competente.

La formación y conservación del Inventario general del patrimonio cultural de Galicia es competencia de la Dirección General de Patrimonio Cultural, quien será competente para efectuar las inscripciones, anotaciones y cancelaciones correspondientes.

Artigo 8º.- Consulta.

El Inventario general del patrimonio cultural de Galicia será objeto de consulta pública en las condiciones que se especifican a continuación:

a) La consulta de la documentación administrativa del Inventario general del patrimonio cultural de Galicia se realizará en los términos previstos en la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de régimen jurídico de las administraciones pública y del procedimiento administrativo común.
b) Será necesario el consentimiento expreso de la persona titular de los bienes para la consulta pública de los datos referentes a su titularidad y valoración económica.
c) La localización de los bienes inmuebles se hará pública únicamente en los supuestos en que resulte exigible la visita pública a estos o conste la autorización expresa de su titular.

Capítulo III

El procedimiento de inclusión de bienes en el Inventario general del patrimonio cultural de Galicia

Artículo 9º.- Inclusión de bienes en el Inventario general del patrimonio cultural de Galicia.

1. La inclusión de bienes en el Inventario general del patrimonio Cultural de Galicia requerirá la tramitación previa del procedimiento administrativo por la Dirección General de Patrimonio Cultural, de acuerdo con lo regulado en el presente decreto.

2. No obstante, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 22 y en la disposición adicional segunda de la Ley 8/1995, de 30 de octubre, del patrimonio cultural de Galicia, se incorporan al Inventario general del patrimonio cultural de Galicia, automáticamente:

a) Los bienes declarados de interés cultural.
b) Los bienes incluidos en el Catálogo del patrimonio cultural de Galicia.
c) Los bienes recogidos en los catálogos de las Normas complementarias y subsidiarias de planeamiento de las provincias da Coruña, Lugo, Ourense y Pontevedra aprobadas por orden de la Consellería de Ordenación del Territorio y Obras Públicas de 3 de abril de 1991.
d) Los bienes contenidos en los catálogos de cualquier otra figura de planeamiento.
Os cruceiros recollidos nos Catálogos das figuras de Planeamento Municipais habituais (Planes xerais e Normas Subsidiarias de Planeamento) son moi irregulares: algúns dos máis recentes, teñen o inventario realizado pola Escola de Arquitectura da Coruña, pero a inmensa mayoría, que son antigos e realizados con moita presa, non teñen incluído ningún cruceiro.

Artículo 10º.- Incoación del procedimiento.

1. A los efectos de determinar la procedencia de incluir un bien en el Inventario general del patrimonio cultural de Galicia la Dirección General de Patrimonio Cultural podrá solicitar de las personas titulares de derechos sobre los bienes integrantes del patrimonio cultural de Galicia el examen de ellos, así como las informaciones y la documentación que estime pertinentes.

2. La incoación del procedimiento de inclusión de un bien en el Inventario general del patrimonio cultural de Galicia se realizará siempre de oficio mediante resolución de la Dirección General de Patrimonio Cultural, bien por propia iniciativa, bien a instancia de cualquier persona física o jurídica. Transcurridos seis meses desde la presentación de la solicitud sin que haya recaído resolución expresa, deberá entenderse desestimada la pretensión.

3. La denegación de la incoación, cuando esta fuese promovida mediante solicitud, deberá ser motivada y habrá de notificarse a los solicitantes.

4. Incoado el procedimiento, el bien será objeto de anotación preventiva en el Inventario general del patrimonio cultural de Galicia.

Artículo 11º.- Contenido del acto de incoación.

1. La inclusión de un bien en el Inventario general del patrimonio cultural de Galicia podrá realizarse de forma individual o colectiva.

2. La incoación del procedimiento se realizará mediante resolución motiva, que incluirá, como mínimo, los siguientes extremos:

a) En el supuesto de inclusión individualizada, además de la identificación del bien y una breve descripción de este, se recogerán aquellos elementos que deban considerarse afectados por la inclusión.
b) Cuando se trate de la inclusión colectiva de varios bienes bastará su identificación y localización.
d) Las medidas provisionales propuestas, cuando se considere necesario, para el período de duración de la protección cautelar.

Artículo 12º.- Entorno de protección.

1. Cuando se trate de bienes inmuebles, en la resolución por la que se incoe el procedimiento podrá establecerse un entorno de protección específico del bien objeto de inclusión.

2. De non ser así, serán de aplicación, por la posible afección al bien, las siguientes áreas de protección genéricas, que estarán constituidas por una franja con una profundidad medida desde el elemento o vestigio más exterior del bien que se protege de:

a) 50 metros cuando se trate de bienes del patrimonio etnográfico.
b) 100 metros cuando se trate de arquitectura religiosa, civil y militar.
c) 200 metros cuando se trate de restos arqueológicos.

3. Cuando varios elementos singulares se articulen en un conjunto, el área de influencia se trazará a partir de los elementos más exteriores del conjunto y abarcará la totalidad de aquel.

4. Estos entornos de protección genéricos podrán ser objeto de adaptación en el planeamiento urbanístico correspondiente, con el informe favorable de la Dirección General de Patrimonio Cultural.

Artículo 13º.- Publicación y notificación de la incoación.

1. La incoación del procedimiento de inclusión en el Inventario general del patrimonio cultural de Galicia será objeto de publicación en el Diario Oficial de Galicia. Será, asimismo, notificada a las /los propietarias/os de los bienes o personas titulares de otros derechos sobre estos que se pudieran ver afectados.

2. Cuando se trate de bienes inmuebles o de actividades constitutivas del patrimonio inmaterial, se comunicará en todo caso a los ayuntamientos afectados.

3. Se notificará, asimismo, a las personas o entidades que hayan instado la inclusión y a las/los demás interesadas/os en el procedimiento.

Artículo 14º.- Instrucción.

1. Cuando el procedimiento se refiera a bienes inmuebles o al patrimonio inmaterial se acordará la apertura de un período de información pública que se prolongará por espacio de veinte días, y se dará audiencia a los ayuntamientos y organismos afectados por espacio de quince días.

2. Cuando se trate de bienes inmuebles o del patrimonio inmaterial deberá solicitarse informe a la Comisión Territorial de Patrimonio Histórico competente por razón del territorio.  Cuando se trate de bienes muebles se solicitará informe a la Comisión Superior de Valoración de Bienes Culturales de Interés para Galicia.

3. Las alegaciones e informes recibidos se unirán al expediente y serán objeto de consideración para la adopción de la resolución que proceda.

Artículo 15º.- Resolución.

1. La resolución que ponga fin al procedimiento de inclusión en el Inventario general del patrimonio cultural de Galicia le corresponde al mismo órgano que acordó su incoación. Dicha resolución se deberá notificar a las/los interesadas/os, así como a los ayuntamientos afectados cuando se trate de bienes inmuebles o del patrimonio inmaterial, y se publicará en el Diario Oficial de Galicia.

2. En todo caso la resolución incluirá la identificación del bien, y, en el supuesto de inclusión individualizada la determinación de aquellos elementos que deban considerarse afectados por la inclusión. Si se tratase de actividades constitutivas del patrimonio inmaterial, se describirá el ámbito que las soporta o el territorio donde se producen, incluida la relación de aquellos documentos u objetos que se consideren vinculados a estas por coadyuvar a su conservación, conocimiento y valoración.

3. La resolución podrá establecer instrucciones particulares que concreten para los bienes objeto de inclusión la forma en que deben materializarse las obligaciones generales que atañen a las/los propietarias/os y personas titulares de derechos reales sobre ellos.

Artículo 16º.- Caducidad.

Transcurridos seis meses desde la fecha de la incoación del procedimiento sin que se dictase resolución, se entenderá caducado el procedimiento, sin que se produzca inscripción alguna y cesará el régimen de protección cautelar que se haya previsto en la incoación.

Artículo 17º.- Archivo de las actuaciones.

1. Cuando de la tramitación del procedimiento se concluya que el bien no posee valores de relevancia suficiente para su inclusión en el inventario general, el órgano que acordó su iniciación podrá dictar resolución por la que el procedimiento se deje sin efecto y se ordene el archivo de las actuaciones.

2. En todo caso será preceptivo el trámite de audiencia previo a la resolución, en el que se pondrá de manifiesto lo actuado a las/los propietarias/os, personas titulares de derechos sobre el bien que pudiesen verse afectados, y cualesquiera otros interesados, para que, en el plazo de quince días puedan alegar y presentar los documentos y justificaciones que estimen pertinentes.

3. Con la misma finalidad, cuando el procedimiento se refiera a bienes inmuebles o del patrimonio inmaterial se dará igualmente trámite de audiencia a los ayuntamientos en los que estuviesen situados los bienes afectados.
O inventario de Cruceiros e Petos de Animas de Galicia realizado pola Escola de Arquitectura da Coruña está depositado nos arquivos da Dirección Xeral de Patrimonio da Xunta de Galicia, pero non ten ningún tipo de aprobación nin está publicado en ningún Diario Oficial de Galicia, polo tanto non supón ningunha protección dos cruceiros recollidos nel.

Entendemos que para que teña validez habería que proceder ás aprobacións que figuran no Decreto 232/2008.

Polo tanto as únicas protección legais que existen actualmente dos cruceiros son:

Son considerados B.I.C. e polo tanto teñen toda a protección que lle brinda a Lei do Patrimonio Cultural de Galicia de 1995 a todos os cruceiros que foron construídos antes de 1863.

Os incluídos nos Catálogos dos Plan Xerais de Ordenación Municipal e nas Normas Subsidiarias de Planeamento municipais ou Provinciais. Xa avanzamos que estes catálogos son moi irregulares, algúns teñen unha boa relación de cruceiros e a mayoría non ten absolutamente ningunha.

Os cruceiros que teñan incoado expediente individual como Ben de Interese Cultural que pensamos que nestes intres non é ningún.

A protección que se poida facer aos Cruceiros, cara ó futuro, pasa por estas dúas vías:

1.- Incoar expedientes de declaración de Ben de Interese Cultural coa súa correspondente inclusión no Inventario Xeral do Patrimonio Cultural de Galicia e do Estado, para os cruceiros e petos de ánimas máis sobresaíntes construídos despois de 1863. Realizar o Catálogo dos cruceiros e petos de ánimas máis representativos e a súa aprobación e incorporación ao Catálogo do Patrimonio Cultural. Esta vía responsabiliza da súa protección á Xunta de Galicia e ao Goberno do Estado.

2.- Elaborar catálogos por Concello, que se inclúan na elaboración dos Planes Xerais de Urbanismo, e figuran como elementos a protexer. Esta vía responsabiliza aos Concellos da súa protección.

En calquera caso temos un Inventario extensivo de toda Galicia que abrangue uns 10.000 (dez mil) cruceiros e petos de ánimas, que pode resultar moi útil a efectos informativos, pero que tamén se debe aprobar por quen corresponda e incluílo no Inventario Xeral do Patrimonio Cultural de Galicia, segundo di o Art. 24 da Lei de Patrimonio Cultural de Galicia.

Agora o que urxe é facer un Catálogo dos Cruceiros de Galicia, ou sexa unha relació máis pormenorizada dos cruceiros que teñen un valor artístico ou patrimonial máis relevante. Ese Catálogo non debe suponer máis de 2.000 (dous mil) cruceiros. Para ir elaborando este Catálogo é fundamental as aportacións de todos e cada un dos presentados nestes congresos de cruceiros que xa se fixeron e que se farán no futuro. Cada traballo de investigación pormenorizado e documentado dos cruceiros, será importante á hora de confeccionar o Catálogo de Cruces, Cruceiros e Petos de Animas de Galicia.

Por último destacar que sobre todas as leis que se podan dictar, o mellor protectos dos cruceiros sempre foron os propios vecinos. Eles foron quen os crearon ou os encargaron, eles son quen conviven a cotío cos cruceiros, eles son quen sempre os limparon e conservaron, eles son quen os utilizan e os adornan nas festas, e eles son os que mellos os protexen. Pero, este factor conservador, que sigue vixente no medio rural, está en transformación nas periferias e arrabaldes das zonas urbanas porque a chegada de poboación doutras partes do país e incluso doutros zonas do planeta, fai que estes elementos etnográficos lles sexa completamente alleo e polo tanto non son quen de coidalo e protexelo. Por este motivo é polo que nestas zonas do territorio, as autoridades elixidas democráticamente deben ser especialmente coidadosas coa protección dos Cruceiros.



Comment Form is loading comments...